28 de diciembre de 2010

Reflexiones Navideñas - Elites y Senior, ¿juntos o separados?

Ha sido una buena semana en términos atléticos. Hablo en plural porque esta semana he tenido la suerte de poder compartir entrenamientos con mi hermano Gorka. Semanas de poco trabajo hacen que él pueda salir antes y podamos cuadrar mejor nuestros horarios. Aún así, hemos intentado hacer algo de calidad, pero con este frio cuesta mucho. Con salir todos los días ya tenemos bastante...

Lo cierto es que esta semana también hemos aprendido algo importante y es que nunca se debe menospreciar una carrera. Hemos pasado la Navidad en Gernika, en el Pais Vasco, de donde es la familia de mi padre. Estuvimos buscando carreras navideñas y encontramos un cross “no competitivo” en el mismo pueblo, así que queríamos correr y pensábamos aspirar a lo más alto del podio, pensando que no habría nivel.
Cartel de la prueba, más popular no puede ser!
El domingo nos plantamos en la salida habiendo entrenado el sábado como auténticos jabatos. Correr en el País Vasco es lo que tiene, no hay un metro llano. Hicimos unos 16 km a ritmo de 4’ /km, acabando con dolor de “patas”. Pero bueno, como la carrerita de 6km iba a ser un trámite….pues bien, nos plantamos en la salida y ya vemos a gente con buenas pintas, con zapas rápidas. Se da la salida y todo controlado, Gorka se pone en cabeza y yo me voy guardando por si acaso. Decido cambiar de ritmo en el primer repecho y veo que me siguen. Veo una sombra y pienso que ya está hecho, Gorka y yo nos vamos en solitario. Pero no, el que se pone detrás es un tal Mohamed (un local muy aclamado por el público) que en lugar de quedarse en mi estela, quiere más ritmo y se pone a tirar. Nos vamos 4 por delante y ya en el paso de la primera vuelta pienso que no voy del todo bien, que se me va a hacer duro. Y así fue. Faltando 1 km se rompe la carrera y se van 3 por delante, me quedo el cuarto. Entre los de delante un tipo con unas zapas de esas que pesan 3 kg cada una y una camiseta de algodón de manga larga...Sacando fuerzas de no sé donde y aprovechando que el final es en subida, consigo remontar al segundo puesto, pero se me escapa la victoria. Tampoco la merecía, tal y como he corrido de mal. Al final hemos corrido 6,2km en 19:35, no está mal para ser “no competitva”. Un promedio de 3:10 según mi Garmin!

Conclusión: una carrera no competitiva es una carrera con una salida, una meta, participantes y poco más. No hay tiempos oficiales, ni clasificaciones ni siquiera premios en este caso. Pero eso no quita para que haya atletas de buen nivel y por supuesto mucha gente con ganas de darle caña. Me hace gracia lo de "no competitvo". Justo este fin de semana ha sido la II San Silvestre de Alicante, donde hice 2º el año pasado corriendo a 2:59'/km. El que ha ganado este año  ha cubierto 4,4km en 11:40, echad cuentas! Y era "no competitiva". Es acaso "no competitivo" sinónimo de "popular". Así lo creíamos nosotros, pero de eso nada...

¿Y todo esto a qué viene? Pues mi hermano y yo, de camino de vuelta a Madrid, en una de nuestras largas y eternas divagaciones sobre cómo separar a atletas populares de los profesionales, estuvimos barajando muchas posibilidades. Intento refrescar algunas de las buenas propuestas que nos surgieron y las quiero plasmar aquí, por si alguien puede aportar su punto de vista.

Empezamos hablando sobre si debería haber una categoría de élite, igual que existe la de veteranos de diferentes edades. Nuestro punto de vista es que sí, no deberían competir élites y senior en la misma categoría, sería como si un equipo de primera jugara con uno de segunda. Son ligas diferentes, yo así lo veo.

Otra cosa que nos vino a la cabeza es el tema de los premios económicos. En la mayor parte de las carreras con premios en metálico suelen acudir atletas de élite. Si, por poner un ejemplo, organizas un 10.000 y das 1000 euros al que gana (prueba antidoping de por medio, no?), tendrás ganadores sub 30’ o cercanos, si das 50 euros, probablemente pueda ganar alguien sub 32’ o incluso algo por encima de 32’, pero un élite no se mueve por ese dinero. Luego otro punto a tener en cuenta es la pasta, más pasta, más élites. Sin pasta, no hay élites, ver el ejemplo de la crónica de la Media de Guadalajara de este año. Recuerdo a un atleta de élite que me criticaba por correr pruebas muy populares. ¿Y qué pinto yo corriendo entre keniatas y élite cuando soy un popular que lo que quiere es hacerlo lo mejor posible entre sus "similares"?.

Otra cosa que nos vino a la cabeza, relacionado con lo anterior, es el tema de la licencia. Un atleta federado debería pertenecer a la categoría élite. Ya sé que muchos me diréis que la licencia es muy buena porque tiene un seguro....pues ese seguro creo que se puede contratar por separado mucho más barato y con más coberturas o incluso mucha gente ya tiene un seguro. La licencia sirve para lo que sirve, para competir en campeonatos no abiertos a populares, como Campeonatos Provinciales, Regionales o Nacionales, o muchas pruebas de pista. Por tanto, desde mi humilde óptica, corredores inscritos a pruebas que cuenten con licencia federativa son élite porque así lo han elegido ellos. Pero es mi forma de verlo, me interesan otros puntos de vista.

Hablando de dinero,  creo que es coherente con mi planteamiento que sólo los élite puedan acceder a premios en metálico. Los populares pueden acceder al podio de su categoría y a premios no económicos, pero los económicos deberían corresponder a los profesionales (élite) que para eso es su profesión.

Otra forma de verlo es con algo similar a los equipos de ciclismo. ¿Quién es profesional en ciclismo? el que corre en un equipo profesional. ¿Aplicable al atletismo? ¿Por qué no?. Próxima carrera que vaya y vea a un Brooks, a varios Bikilas, a un Puma Chapin, a un Puerto de Alicante, no me tengo que preocupar por ellos, son otra categoría. No estaría mal.... Pero y los AD Marathon o los Menorcas....¿son equipos profesionales? Nuevamente, la cosa no está tan clara.

Como me puedo extender hasta el infinito y no es el objetivo (además tengo que hacerme la maleta para mis vacaciones de fin de año), propongo que los pocos lectores del blog me den su punto de vista al respecto. ¿dejaríais las cosas como están o créeis que hace falta crear una categoría separada de élites? ¿o abolimos también las categorías de veteranos o ya puestos y con la Ley de Igualdad de por medio, hacemos una única clasificación para todos?.


6 comentarios:

Klass dijo...

Complicado lo pintais, Don Sancho.Antes que nada, aclarar que el que suscribe, lo más cercano que ha estado de subir al cajón en una carrera, fué mi séptimo puesto en la San Silvestre de al lado de mi pueblo en el 2008. Popular y de los corrientes, vaya, por lo que la preocupación de que corra o no la élite en la misma carrera que yo, pues realmente me da un poco igual, siempre que el premio metálico que se lleven por ganar o el fijo de salida(si recuerdas, ya cambiamos impresiones hace tiempo sobre este tema en otros lares)no encarezca excesivamente mi dorsal. Al final, para todos la pela es la pela.
A cerca de lo que comentas sobre que solo accedan a premios en metálico los élite, me parece bien, siempre que corran en carreras exclusivas para ellos. Pero imagínate lo complicado que sería. ¿Hacemos una primera categoría ProTour y de ahí para abajo?Ufff, complicado. Y termino con una pregunta. Tú, que en la actualidad creo que estás sin club, ¿te consideras élite? Un fuerte abrazo y felices fiestas.

Gorka Apraiz dijo...

Está claro que a un corredor popular sin grandes marcas (el primero yo mismo) le da igual que vengan a correr élites, ya que saben que juegan en otra liga. Sin embargo, no creo que ninguno de estos populares estén dispuestos a pagar 1€ más de inscripción por tener un élite más.

Al final se crea un bucle, por el que parece que las únicas carreras de prestigio son las que viene una tropa de élites y terminas pagando 20€ por correr. Mi experiencia me dice que no siempre es así, y hay ocasiones que te encuentras con carreras muy bien organizadas con una inscripción simbólica (totalmente necesaria para cubrir costes de organización), con un nivel muy bueno, y donde sin premios económicos, puedes mejorar marca e incluso llegar a pensar en el podio. Qué cambiaría el hecho de que vengan unos cuantos élite?

javi dijo...

Muy buenas

Muy complejo pq para empezar la distinción élite/no élite no está definida. El estar con ficha o ser de esos clubes, sí que da una probabilidad mayor de ser élite, pero estás por encima de muchos que cumplan eso. Así que te meteríamos en élite ;)

El problema es que como decían en un club, "Administramos miserias" y eso hace que los élite tengan que ampliar su campo de acción.

PS: La San Sil de Alicante 2010 fueron 4,0 kms, no 4,4.

Saludos y feliz entrada del 2011

javi dijo...

Por cierto, en las millas sí que los separan, aunque aun así alguno hay que compite en élite y en senior.

David Apraiz dijo...

Pues respondiendo a Klass, me siento más popular que otra cosa, motivo por el que dejé de pertenecer a un club. Creo profundamente en que el atletismo popular debe separarse del profesional, igual que ocurre en la mayoría de los deportes, y también creo que los premios en metálico deben ir a estas carreras profesionales y no a las populares. A los populares nos mueve el corazón, no el dinero. No digo que los profesionales sean unos mercenarios, que no lo son, pero el atletismo es parte (o todo) su trabajo, por tanto se justifica que haya dinero de por medio: contratos publicitarios, sponsors, premios en la carreras.
Sin ir más lejos, acabo de ver el cartel de salida de la SS de Crevillente y echando cuentas es difícil que quede entre los 20 primeros. Tal vez sería mejor haber corrido en Benidorm o hasta en la popular Vallecana... Menuda telita! Ya sé por qué cuesta 15 euros!

IMPALA dijo...

Estoy con Javi, primero habría que definir laboral, fiscal y deportivamente el termino "élite", puesto que hasta ahora es cuestion de marcas personales sin considerar otros aspectos.
Teoricamente los Elite (los de verdad, es decir, el equipo nacional, corredore becados en el CAR y aspirantes)deben regirse por un calendario federativo que a priori debe estar separado del "popular" y tienen unas obligaciones de entrenamiento, resultados, patrocinios, etc...; el problema es que hay mucho corredor que queda en "tierra de nadie" (cola de leon o cabeza de raton) que un día son elite y al siguiente no. Tambien hay otros corredores que podrían aspirar seriamente al alto rendimiento (con los "elite") y prefiere (voluntariamente) ganar jamones y trofeos, porque trabajan, tienen niños o no quieren someterse a la disciplina del alto nivel, postura que me parece muy respetable; pero, hoy por hoy, lo veo como una linea difusa y dificil de trazar. Yo en mi pueblo soy la elite y en Madrid uno más que se deja la vida para entrar por debajo de 35´.
Es mi modesta opinión. Madre mía Apraiz que debates para comenzar el año...
Un abrazo, a ver si en estos días podemos quedar y hacemos una tertulia atletica

Publicar un comentario